sábado, 5 de octubre de 2013

EL MACHISMO REACCIONARIO


Hace unos días la Presidenta de la República usó calzas en una entrevista periodística. Llamó más la atención esa prenda que sus expresiones. Estimo que si una dama las usa es por coherencia con su cuerpo. Provocaron comentarios irrespetuosos y hasta juicios fuera de lo protocolar. En general las opiniones fueron de periodistas, hombres y de otras personas, incluidas mujeres.

Esos juicios remiten a veinte siglos de prevalencia masculina en la sociedad, de dominio tiránico sobre la mujer. Ese machismo reaccionario no admite el buen gusto en los adornos de una mujer linda como es la Presidenta, además de rechazarla en la función pública. De ahí que sea doblemente reaccionaria la crítica que se le hizo.
El fondo del asunto es que no admite el poder en una mujer. Todavía existen reglamentaciones públicas redactadas en género masculino. La violencia de género rige, basta leer las crónicas policiales. En la actividad institucional se apacigua, pero persiste y se agudiza cuando se critica a una mujer con la que no se coincide políticamente. Los votos que recibió no son tenidos en cuenta, como leyes progresistas que promulgó.
No hay que olvidar los insultos a Eva Duarte de Perón, el fusilamiento a Rosa Rosemburgo, el reconocimiento tardío a Juana Uzurduy y a la doctora Moreau de Justo.
Octubre 2013
Canono Elorza